sábado, 29 de noviembre de 2008

Castilla, contra el Plan Bolonia

Nace la Coordinadora Castellana de Estudiantes (CCE)

La CCE es una organización estudiantil independiente que pretende establecerse en universidades, institutos, y otros centros educativos de Castilla para luchar por los derechos de l@s usuari@s de estos espacios.

Nos consideramos cómo un sindicato plural en lo ideológico, dentro de nuestro carácter revolucionario y de izquierdas, totalmente horizontal y asambleario. Podemos resumir nuestras ideas en los siguientes puntos: Asamblearismo, Feminista, Popular, Anticapitalista, Castellana, Autogestión,.

La CCE pretende ocupar un lugar en el Movimiento Popular Castellano cómo colectivo sociopolítico que somos. Así pues, trabajaremos con otras organizaciones de carácter antipatriarcal, juvenil, cultural, ecologista, sindical, política, antifascista, etc. para abarcar el mayor número posible de ámbitos y construir una sociedad libre en la que l@s estudiantes tengamos el papel que nos corresponde.

¡Estudiante, lucha por tus derechos!

Para más información: http://ccestudiantes.blogspot.com/

Os dejo el video de la manifestación convocada por la Coordinadora Castellana de Estudiantes y Alternativa Universitaria dentro de la jornada de lucha contra Bolonia del 13 de Noviembre y la gran acogida en Valladolid en su lucha contra el Plan Bolonia bajo el lema unitario: "No a Bolonia, por una educación pública, gratuita y de calidad".




martes, 25 de noviembre de 2008

El día de las mariposas...

Un hombre viola a una mujer, eso es violencia. Una mujer gana menos que un hombre en el mismo puesto de trabajo, eso es violencia. Un adolescente maltrata a su novia, eso es violencia. Un grupo de amigos le grita cosas a una mujer solo para demostrar su “hombría”, eso es violencia. Un marido obliga a su mujer a prostituirse, eso es violencia. Un hombre cree que “su” mujer es “su” objeto, eso es violencia. Y todo eso es responsabilidad nuestra. De todos y todas.

Cada 25 de noviembre se celebra en todo el mundo el “Día de la no violencia contra la mujer”. Esa fecha conmemora el asesinato de las tres hermanas Mirabal, el 25 de noviembre de 1960, militantes opositoras a la dictadura que ejerció, por más de 30 años, Leónidas Trujillo en la República Dominicana. Estas tres hermanas recibieron el nombre secreto de "las Mariposas" refiriéndose a sus actividades políticas clandestinas contra la tiranía de Trujillo, convirtiéndose en un símbolo de resistencia popular y feminista.

Según la “Declaración sobre la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer”, emitida el 20 de diciembre de 1993, “se entiende por violencia contra la mujer a todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada”.

Una travesti golpeada por un policía; un marido o hijo que esperan, naturalmente, que su esposa o madre les prepare la comida; un hombre o, por qué no, una mujer que llama “puta” a una chica por ejercer libremente su sexualidad, son hechos que se repiten diariamente y poco se cuestionan. A pesar de que se condena a un violador casi unánimemente, a diario se reproducen este tipo de situaciones de violencia que pasan desapercibidas, que son capilares y que van construyendo y legitimando actitudes violentas. Por consiguiente, aunque sea un punto central, la violencia contra la mujer no terminará con las violaciones, si no el día que entre todos y todas construyamos relaciones de igualdad y respeto entre (todos) los géneros.

El artículo 2° de la declaración mencionada anteriormente plantea qué es violencia sobre la mujer: la violencia física, sexual y psicológica que se produzca en la familia, incluidos los malos tratos, el abuso sexual de las niñas en el hogar, la violencia relacionada con la dote, la violación por el marido, la mutilación genital femenina, la violencia relacionada con la explotación; la violencia física, sexual y psicológica perpetrada dentro de la comunidad en general, inclusive la violación, el abuso sexual, el acoso y la intimidación sexuales en el trabajo, en instituciones educacionales, la trata de mujeres y la prostitución forzada y la violencia física, sexual y psicológica ejecutada o tolerada por el Estado.



domingo, 23 de noviembre de 2008

Raíces

Porque es un poco de lo vivido estos días, y porque es un poco lo que me recuerda a lo de allá.Y porque como podéis ver, el experimento, cuanto menos sorprendente, es excelente.

Y cada día al despertar, despiertan raíces que se mueven...



Raíces - La Raíz & La Gossa Sorda [2008]

jueves, 20 de noviembre de 2008

20-N // Castilla Libre de fascismo

Es posible que nos hayamos confundido de sub-lema. Quizá debiera haber sido joven y de izquierdas no debería ser un delito. Más que nada porque últimamente nos andamos preguntando si el pensar y actuar como lo hacemos está tipificado en alguna ley, en la Constitución o en algún otro documento como ilegal.

Expliquémonos. Comprendemos que la izquierda revolucionaria debe ser consecuente con las luchas de liberación, que a nuestro juicio pueden resumirse en tres pilares básicos de enfrentamiento; la lucha de liberación nacional que comprende la soberanía de los pueblos, su autodeterminación o su independencia ante los estados opresores; la lucha antisexista, contra los valores machistas especialmente y hembristas en mucha menor medida, que nos afectan a tod@s; y por supuesto la lucha de clases, que conlleva el rechazo del sistema capitalista y sus mil caras (imperialismo, fascismo, racismo, privatizaciones, globalización, etc). Todos estos puntos deben ser acometidos por la izquierda, sin restar prioridad a ninguno de ellos, pues sin la liberación en uno de ellos no habrá liberación real y total.

Últimamente podemos contemplar en Madrid como al reconvertido Tribunal de Orden Público, léase Audiencia Nacional, llegan decenas de jóvenes. ¿Cuál es su delito? Participar en alguna de las luchas anteriores. Ser anticapitalistas, ser soberanistas, ser antifascistas y, obviamente, ser consecuentes con lo que dicen ser. Así, hemos tenido que ir allí a mostrar nuestro apoyo y nuestra solidaridad a pres@s galleg@s, a antimonárquic@s llegados desde los Países Catalanes o a jóvenes vasc@s que se organizaban en diferentes colectivos para hacer oír la voz de su pueblo a quienes no quieren escuchar. Y si hay que ilegalizar medios, partidos o asociaciones antirrepresivas, pues se ilegalizan y punto. No hay que ser muy inteligente para observar como por la Audiencia Nacional desfilan especialmente personas integrantes de los movimientos de liberación nacional más potentes del Estado español. Pero la cosa no queda ahí, no sólo se reprime a los sectores más vinculados con movimientos independentistas o soberanistas (y entre ell@s, por supuesto, también a l@s castellan@s de diversas maneras, aunque en menor medida).

Son curiosos los déficits democráticos que padece el estado; cuando contemplamos como las mujeres son criminalizadas por abortar, con los de las sotanas hablando de moralidad detrás y con los medios de comunicación acosándolas. Cuando nos escandalizamos de que un fiscal pida a 14 jóvenes asturian@s 35 años de prisión por participar en un acto contra el fascismo callejero. Cuando vemos como sindicalistas son despedidos (Enrique de Trabajadores Unidos en Valladolid) o encarcelados (Cándido y Morala). También cuando las fuerzas de seguridad del estado persiguen e intimidan a inmigrantes en el Metro de Madrid ante la estupefacta mirada de l@s transeúntes.

La sombra de la ilegalización de las ideas como arma política se ha extendido también por Castilla, después de aplicarla sin cesar en el pueblo vasco. Así, hemos visto las intentonas contra la Coordinadora Antifascista de Madrid y contra Izquierda Castellana, que de momento no han prosperado. Estas dos experiencias nos han ayudado a comprender el papel de los medios de comunicación de masas en los procesos criminalizadores, llevando de cadena en cadena, de emisora en emisora y de programa en programa a portavoces policiales y periodistas de poca monta para que repitieran las mismas mentiras en todos los espacios posibles, intentando que un absoluto engaño se convierta en la más incuestionable de las verdades a base de repeticiones.

No podemos olvidar tampoco al fascismo callejero, ese que nos robó hace un año al compañero Carlos. Pero no nos engañemos, al fascismo callejero lo oxigena el institucional. El fascismo actúa con total impunidad en el Estado español gracias a la complicidad de las Fuerzas de Seguridad del Estado, de la Justicia y de los medios de comunicación. La no ruptura con el régimen franquista consagrada por la Constitución de 1978 ha evitado la depuración de los elementos fascistas que tantas veces hemos señalado. La continuidad de estos dispositivos, de estas personas y de esas mentalidades retrógradas nos sigue persiguiendo aún 33 años después.

Sin embargo la maquinaria de la represión no nos debe amedrentar. Si nos coartan es que lo estamos haciendo bien, que les estamos dando donde duele y que suponemos un peligro para su continuismo. Así que si ell@s incrementan sus ataques, nosotr@s aumentaremos nuestra lucha y resistencia… y si no, también.

Yesca, La Juventud Castellana y Revolucionaria

lunes, 17 de noviembre de 2008

Continuar

Ha hecho un año del asesinato de Carlos Javier Palomino en Madrid, de sólo 16 años y quien muere con 16 años es demasiado joven para morir. Carlos se dirigía a una protesta pacífica con más de 200 compañeros antifascistas contra una manifestación de Democracia Nacional que organizaban en contra de la inmigración. El asesino de Carlos y militar, Josue, se dirigía a esa manifestación, y se llevó por delante a Carlos, de sólo 16 años. Y nos dejó con el corazón encogido y la mirada perdida. Carlos iba a combatir lo que terminó matándole.

Este año ha sido un año duro. Lleno de rabia y dolor. De rabia y dolor colectivo. Pero también de unión, y de cómo aglutinarse y desde la dignidad pedir justicia, y de reactivación de gente que se encontraba desilusionada o que habían dejado de creer que la lucha era el camino para cambiar las cosas. Ha sido un año intenso. Hace un año, muchos y muchas en Madrid nos hicimos grandes de golpe. Mataron a un compañero con tan solo 16 años. Y más de 200 personas vieron un asesinato, y nuestras cabezas no están preparadas para ver morir a nadie. Yo aprendí sobre el odio. Y también sobre el amor. Aprendí sobre la violencia. Aprendí realmente lo que es abrazar en silencio. Aprendí a mirar al enemigo a los ojos. Yo aprendí a querer a alguien intensamente antes de llegar a conocerle, antes de abrazarle. Aprendí sobre el dolor de una madre.

A Mavi le han quitado su hijo. A Mavi la han amenazado. A Mavi la han manipulado los medios de des-información. A Mavi la han mentido las instituciones. Mavi ha sentido bien adentro lo que es la solidaridad y el cariño de un movimiento. Mavi ha crecido más rápido que todas y todos nosotros. Mavi el día del año, a la finalización de la manifestación en el lugar donde cayó Carlos decía esto:

"He venido a la manifestación porque siento orgullo y satisfacción de ver que Carlos sigue en la memoria de sus compañeros y sus amigos. Eso me hace estar muy contenta de la lucha que se esta llevando adelante, ver que de alguna forma su muerte no fue en vano. Y eso se refleja en el aumento de las movilizaciones que ha habido a lo largo de este año en el movimiento antifascista madrileño. Creo que se está avanzando. Ahora lo importante es que no tiene que haber retroceso, hay que continuar y profundizar en esta vía de lucha. Por favor os pido que continuéis la lucha, os pido que acabéis con esas alimañas y que cada día suméis uno más en vez de restar. Muchas gracias"

Y nunca olvidaremos ese 11 de Noviembre. Ni el de este año. Ni ningún 11. Nunca olvidaremos a Carlos. Y Mavi nunca estará sola. Nunca olvidaremos a todos y todas las asesinadas por el fascismo. Y a sus familiares y amigos. Porque aquel 11 de Noviembre sintieron como volvían a matarles a sus hijos y amigas. Este año va por todos y todas ellas. El camino, continuar.

Documental sobre el año de lucha y homenaje a Carlos Javier Palomino.




viernes, 7 de noviembre de 2008

"Múltiple, pequeña y cautiva"

Cada vez más personas rechazan esa españolidad de talante y pandereta, cerrado y sacristía, que pretenden imponernos.

El capitalismo es un objeto fractal: a todos los niveles y escalas sociales (desde el individuo hasta la nación, pasando por la familia nuclear y la empresa) repite el mismo modelo de competitividad exacerbada y acumulación insaciable. “Yo contra mi hermano; mi hermano y yo contra nuestro primo; nuestro primo, mi hermano y yo contra nuestro vecino...”, dice un viejo aforismo popular que, con ligeras variantes, se puede oír en diversos países.

¿Por qué para tantas personas supuestamente adultas (en su mayoría varones) el fútbol es mucho más que un juego o un espectáculo deportivo? ¿Por qué desata pasiones desmedidas y da lugar a aberraciones sociológicas como los holligans o los ultrasur? Porque es la perfecta metáfora de un sistema que identifica el éxito propio con el fracaso ajeno, de una desdichada cultura para la que el fin es el poder (o lo que en un mundo-mercado viene a ser lo mismo: el dinero) y la lucha es el medio, y cuya consecuencia inevitable es el fascismo. Los futbolistas son luchadores ricos y famosos, y el fútbol, a imagen y semejanza de la sociedad que lo mitifica, también es un fractal de la violencia: dentro del propio equipo, los jugadores compiten entre sí para destacar individualmente; cada equipo pugna por vencer a los demás equipos locales; cada selección nacional y cada liga aspiran a ser las mejores del mundo... Y entre competición y competición, los héroes de esta guerra simbólica se venden al mejor postor, como los vulgares mercenarios que son, sin detrimento de su prestigio.

¿Por qué tantas personas supuestamente civilizadas (en su mayoría varones) llaman “fiesta nacional” a la conmemoración del mayor genocidio de todos los tiempos, así como a la tortura pública de un animal? ¿Por qué tantas personas supuestamente pacíficas (en su mayoría varones) se enardecen exhibiendo o presenciando la exhibición de la parafernalia bélica en los obscenos desfiles militares? Porque esa es la perversa poética de un sistema basado en el expolio y el exterminio, una poética hecha de brutales metáforas y violentas metonimias; como, por ejemplo, una horda de legionarios frenéticos (ciento cincuenta pasos por minuto) con una cabra como mascota y emblema (¿qué mejor símbolo del triunfo de la muerte sobre la inteligencia que una cabeza diseñada para embestir, con más cuernos que cerebro? Millán Astray se sentiría orgulloso de su camada).

Inciso: Pocas perversiones del lenguaje manifiestan tan claramente el desaforado machismo de nuestra sociedad como la antonimia cojonudo-coñazo. Lo masculino genital como superlativo de lo bueno; lo femenino como máxima expresión de la pesadez y el tedio. Es comprensible que las paradas militares aburran al mismísimo Rajoy; pero el término para referirse al fastidio provocado por tan grotesca machada debería ser, en todo caso, “cojonazo”. Fin del inciso.

¿Por qué tantos supuestos demócratas siguen reivindicando la España “una, grande y libre” de Franco e Isabel la Católica? Por la misma razón por la que un enano clava una bandera gigante en la plaza pública o un matarife vestido de lagarterana clava una banderilla en el ultrajado lomo de una víctima propiciatoria: para exorcizar su propia insignificancia mediante el atropello de lo ajeno-otro y la apropiación simbólica de aquello de lo que se carece. Porque España, como supuesta “unidad de destino en lo universal”, no es más que una entelequia fascista: no es una ni dos, sino ninguna. Y si entendemos el término en su único sentido tolerable, es decir, como sinónimo de Estado español, entonces España es múltiple, pequeña y cautiva.

Múltiple en sus culturas, lenguas, pueblos, naciones, identidades, que siglos de represión brutal no han podido abolir ni silenciar.

Pequeña en su desarrollo real, que solo se puede medir en términos del respeto a los derechos individuales y colectivos (empezando por el derecho de autodeterminación de las personas y de los pueblos), así como por la preeminencia de los intereses públicos sobre los privados (“Roma no es más grande que el bienestar de los romanos”, le advirtió Cicerón a César).

Cautiva del imperialismo estadounidense, cómplice de sus expolios y sus masacres, sierva de su economía devastadora. Cautiva de la oligarquía y de la Iglesia, de los herederos del franquismo y de la generación de los GAL, de los policías que torturan y los jueces que los absuelven, de las mafias mediáticas y los mercaderes de la cultura... Cautiva del capitalismo, en una palabra.

Pero cada vez más personas, y no necesariamente radicales (ni en el buen ni en el mal sentido de la palabra), rechazan esa españolidad de talante y pandereta, cerrado y sacristía, que pretenden imponernos tanto desde la derecha como desde la seudoizquierda. Cada vez más personas se dan cuenta de que no hay otra “unidad de destino” que la de una humanidad amenazada que, si quiere sobrevivir, tiene que defenderse, en todos los frentes y por todos los medios, de un capitalismo furioso que en su huida hacia delante destroza países y paisajes, culturas e identidades, tiempos y espacios. Y que esa defensa de la humanidad solo es posible desde una unión de los pueblos sólidamente enraizada en su diversidad.

Carlo Frabetti es escritor y matemático.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

¿Deliramos juntos?

Hace unos días que el compañero Paco de Xátiva me descubrió este ratito de espabilamiento colectivo, de utopías posibles. Y de nuevo el maestro Galeano, revolviendo conciencias, contando y delirando desde la sencillez de los invisibles. Magnífico.

"Cada noche será vivida como si fuera la última. Y cada día como si fuera el primero"

Gracias amigo.

El derecho al delirio


Video realizado por Nerea Ganzarain, con música de "Bosques de mi Mente" y un texto y la voz de Eduardo Galeano

domingo, 2 de noviembre de 2008

Una nueva herejía en el pensamiento libertario (o no tan nueva...)

x El Lado Oscuro de Castilla

Nos negamos a aceptar que lxs libertarixs por definición no se planteen la defensa de su tierra y rechacen las reivindicaciones independentistas con la escusa de que lo único que persiguen es la construcción de un nuevo estado.


Desde Madrid, donde hace muy poquito nos hemos puesto en contacto unxs heréticos del anarquismo tradicional, queríamos aportar nuestra visión sobre la consideración de toda reivindicación nacional como un pensamiento interclasista, autoritario y/o burgués.

Dentro del movimiento libertario y/o autónomo de Madrid hay una variedad de tendencias y una riqueza realmente interesante. Quizá nosotrxs no seamos quiénes aboguemos por continuar la lucha en los centros de trabajo a la manera del anarcosindicalismo al uso; nuestra posición se encuentra realmente próxima al anarquismo autónomo, al pensamiento libertario que se mueve en centros sociales okupadxs, que no tiene una pretensión clara e inmediata de una articulación nacional y mucho menos estatal.

Con esto queremos decir, que las organizaciones, el pensamiento, la acción, las formas de acción no son elementos estáticos; son elementos en permanente cambio y debate.

A la hora de encontrarnos, hallamos una sensibilidad común: La preocupación por nuestra tierra, por nuestras raíces, por la pérdida de nuestra conciencia colectiva castellana. Éste es un elemento nuevo sin duda alguna; personas libertarias que se preocupan por el tema cultural, por identidades colectivas territoriales, y que no se quedan en frases típicas como "el nacionalismo sólo es fascismo , o "mi país es donde ponga mis pies , "soy un ciudadano del mundo , "soy internacionalista (pero no sé de qué nación soy, apuntamos nosotrxs).
Nos negamos a aceptar que lxs libertarixs por definición no se planteen la defensa de su tierra, rechacen las reivindicaciones independentistas con la escusa de que lo único que persiguen es la construcción de un nuevo estado, y que se acepte acríticamente la identidad española a sabiendas, que unidades más pequeñas, incluidas por la fuerza constitucional, no tienen dicha identidad, ni voluntad de pertenecer a España.

España, sin los PPCC, sin el País Vasco, incluso sin Portugal ya no sería España; nos negamos a quedarnos con ese san benito, y más cuando tuvimos una historia común, los castellanxs, y antecedentes históricos de un pueblo combativo (por favor, nunca confundir el pueblo llano castellano, que no puede ser opresor, ya que no tiene mecanismos para ello), aunque nuestros gobernantes ahora y en el pasado, enarbolaran la bandera de su gran castilla imperial (a lo que ahora se denomina España). Afortunadamente sus ansias imperiales, y sus aliadxs de otras naciones, se pusieron de acuerdo para cambiar el nombre, y no tener la responsabilidad de todas las barrabasadas que se cometieron en la América del Sur (la responsabilidad de ello, nunca la tiene el pueblo, excepto por dejar hacer a sus gobernantes; al menos no debería atribuirse una responsabilidad directa, como alguna vez hemos tenido que aguantar de interclasistas de otros pueblos, presuntamente independentistas de izquierdas).

Probablemente, haya gente, que pueda pensar, a santo de qué viene esto; otra gente esperemos que haya visto alguna alternativa a la hora de replantearse porque no tiene estima alguna por su tierra, y sin embargo lo flipa con lo que hacen en otros pueblos (vasquitis, catalanitis, irlanditis, palestinitis), y no mueve un dedo, ni se solidarizará en su vida, por la gente explotada de Tierra de Pinares, de la Mancha, o de los barrios obreros de Madrid. ¿por qué está tan extendido el pensamiento de qué no puedes tener estima a castilla porque es una nación opresora? Esto sí que es un pensamiento interclasista, que viene a menudo de manos de anarcos y marxistas leninistas que en teoría no debieran pensar así...

Un mundo sin variedad, uniformado culturalmente es el objetivo principal del capitalismo: consumismo, individualismo, competitividad son sus rasgos de cultura. Los libertarixs y autónomxs del mundo, aparte de luchar por la destrucción de los estados (ay que ver, cuanta faena nos queda!), no deberíamos olvidar en combatir la uniformidad y alienación cultural, la destrucción de nuestro medio, las relaciones asimétricas de género y sexo. Es una parte más hacia la independencia total y la autonomía sin límites (parafraseando a lxs del col.lectiu Ikaria de los PP.CC., ya desaparecidxs).

El debate continúa.
Ni dios, ni patrón, ni estado: ¡Castilla Libre!

Móstoles, Vallecas y Alcorcón, Octubre de 2008.