domingo, 14 de septiembre de 2008

La libertad entre barrotes

De cómo encierran los sueños, por amar la libertad. De como el hijo y la hija están lejos y privados de libertad, por amar la libertad. De cómo si se aprende a llorar por algo, se aprende a defenderlo. De cómo los asesinos del pueblos gozan de impunidad, y el pueblo, por amar la libertad, es torturado y encarcelado.




Pero el pueblo hablará. Porque es difícil perder la dignidad y las ansias de justicia. Porque esto no lo podrán encarcelar.

No hay comentarios: