viernes, 20 de junio de 2008

Reunión de pastores ... ¿Oveja muerta?

Esta mañana (18/6/08) el gobierno español, encabezado por Rodriguez Zapatero, ha iniciado la ronda de conversaciones con los llamados agentes sociales, es decir con los representantes de la patronal y de las burocracias sindicales de CCOO y UGT, con el objetivo de alcanzar un nuevo ''pacto social'' para afrontar las consecuencias de la crisis económica, que paradójicamente el gobierno español, en contra de todas las evidencias no acaba de reconocer formalmente.

Los preámbulos de la reunión no pueden ser mas inquietantes, por un lado la reformas impulsadas desde la Unión Europea que significan una ofensiva sin precedentes contra los derechos laborales y sociales: ampliación de la Jornada semanal hasta las 65 horas; puesta en marcha de la normativa de liberalización total de un gran numero de servicios; aprobación de la nueva legislación comunitaria que permite encarcelar hasta 18 meses a los llamados ''sin papeles'', etc.

Por otro lado en el propio Estado Español, vemos como los representantes del gran capital exigen el abaratamiento del despido. El banco de España urge a que se ''reforme el sistema de pensiones públicas'', por que según ellos es insostenible, y Fidalgo, secretario general de CCOO expresa su preocupación en linea con Rosa Diez, por la ruptura de la ''unidad del mercado español'', esa es de verdad la única unidad que les preocupa.

Bien, pues es en este escenario en el que comienza el proceso de reuniones de los ''agentes sociales y el gobierno'' para elaborar las bases de un nuevo pacto social, que garantice que las consecuencias de la crisis las van a pagar los de siempre, las clases trabajadoras.

En nuestra opinión, hoy están dadas las condiciones potenciales para que esto no sea así. Hay suficiente capacidad de organización y lucha para conseguir que en esta ocasión la crisis la paguen los capitalistas, o cuando menos, las cargas se repartan de forma mas equitativa que en crisis anteriores.

Evidentemente para ello los movimientos populares en Castilla, hemos de confiar en la capacidad de resistencia y de lucha de nuestro Pueblo y hemos de saber tejer una estrategia de Unidad Popular que huyendo de sectarismos infantiles y de protagonismos narcisistas ponga en primer lugar la lucha común contra el enemigo común. Es importante también la coordinación con los movimientos populares de otras naciones del Estado.

De esta manera conseguiremos que en esta ocasión no se cumpla ese viejo dicho popular castellano con el que poníamos título a este articulo.

Izquierda Castellana
Castilla a 18 de junio de 2008

No hay comentarios: