miércoles, 11 de junio de 2008

De nuevo, 11

Esto va por Carlos, y por su Madre.



Por Roycer, desde Alcorcón.

Te regalo la luna para que te acompañe las noches de desvelo.
Te regalo mis manos para que te cubran cuando tengas frío.
Te regalo mis alas para que vueles tan lejos como quieras,
para salir huyendo cuando ya no puedas andar
o para que te transporten a alguna montaña buscando la paz.
Te regalo mis labios por si alguna vez quieres oír un "te quiero".
Te regalo mis brazos si dudas que hay alguien esperando por ti.
Te regalo mis ojos si necesitas buscar lo que sin querer se te ha olvidado.
Te regalo mis sonrisas por si algún día necesitas fuerza;
son estas las que hacen ser fuerte y salir adelante.
Son las mismas que tú dibujas en mi rostro cuando te recuerdo.
Y te regalo mi esencia, cual valiosa posesión del ser humano.
Te lo regalo porque en ésta se encuentra lo más puro.
Endeble y eterno que me permite ser quien soy.
Si te preguntas por qué no te regalo mi corazón,
es porque ese ya es tuyo eternamente.
Eternamente.

No hay comentarios: