miércoles, 16 de enero de 2008

Precariedad laboral. Vidas precarias.

A primera hora de este mañana mi jefe me ha dicho que a partir de hoy prescinden de mí, que soy "desplazada" por la incorporación de gente con plaza fija.

Llevo trabajando en precario desde siempre. Mis últimos 5 años, han sido un poco menos precarios, en tanto que trabajar en un sitio público, hoy por hoy es casi un lujo, por el horario, el sueldo, las condiciones... Pero no deja de ser pura precariedad. Cada día es una nueva incertidumbre. Cada día puede ser el ultimo día. Pero en esta ocasión he cumplido el colmo de los colmos. De estar contratada, pasé a ser indefinida o interina hace unos meses, y mi inestabilidad pasó a ser mucho más precaria. Y de esto me he enterado hoy, porque hoy me han echado a la calle con más facilidad que si estuviera contratada.

Y me siento muy mal. También porque me vuelvo muy débil de repente, pierdo toda la fuerza, y me emociono, donde no debo emocionarme. Se me saltan las lágrimas de impotencia cada dos por tres. Y a penas puedo hablar. Se me agolpan a la mente un montón de cosas... Y me siento bloqueada. ¿Por qué me cuesta tanto canalizar la rabia y mostrarla de otra manera? Otra vez a empezar. Y con mil facturas que pagar.

Cuánta impotencia. Qué rabia. Maldita precariedad.

2 comentarios:

txolo dijo...

Para que luego digan que no hace falta el socialismo, que rabia

Ánimo compañera, las fuertes siempre acabáis sobreponiendoos.

Ya verás como encuentras algo céntrico y mejor

Maria Freixas dijo...

que cabronssssssss!!!!
anims companya, seguro encuentras algo mejor!!!
besossssssssssssssssssssssssmilllllllllll